¿Cuáles son las mejores opciones para invertir?

Muchas veces contar con liquidez es un grato problema, por lo que las decisiones de inversión o reinversión se deben evaluar en forma exacta con el fin de ajustar las expectativas y la seguridad a mediano y largo plazo.

En muchas ocasiones estos movimientos de inversión son pieza clave a la hora de mantener la estabilidad económica del grupo familiar. Quienes toman la decisión de vender su casa a una inmobiliaria (con un sobreprecio en relación al valor de mercado) generan la oportunidad de cambiarse de vivienda y contar con un margen de liquidez.

Otros, en cambio, reciben herencias que generan ingresos agregados o plusvalías complementarias a la jubilación si se toma una decisión planificada.

En ese sentido se puede señalar que los ladrillos siempre son una ficha segura que genera respaldo. Si se invierte en oficinas se pueden obtener ingresos mensuales, y si se elige en buenas ubicaciones se puede sumar plusvalía; es decir, un aumento del precio de mercado a medida que transcurre el tiempo registrando rentabilidad neta anual, lo que supone ingresos anuales por arrendamientos después del pago (anual) de contribuciones de una o más unidades arrendables, que al ser más de uno, permite diversificar el riesgo. Hay que considerar que si falla un arrendatario se tiene a los demás, pues es difícil que fallen todos al mismo tiempo. Se recomienda contar con varias unidades con una rentabilidad neta anual de 4,5% o más lo que permite generar un buen negocio.

Como punto de partida es necesario pensar y meditar cuál es el objetivo principal: ¿Rentabilidad, plusvalía, ganancia a corto plazo, comprar para disfrutar? Por ejemplo, comprar una parcela de agrado y obtener rentabilidad no es viable en el mercado, en cambio, comprar una parcela de agrado para disfrutar la naturaleza y apostar por su posible plusvalía sí es posible.

Comprar campos como inversión puede que no sea una buena idea a menos que se sepa explotar y mantener sin gastar capital. En cambio, comprar oficinas de poca superficie, bien ubicadas, en comunas en fase de consolidación y con buena interconexión vial y de transportes tales como Maipú, La Florida, La Cisterna, Las Condes, Vitacura, Ñuñoa o Puente Alto sí puede ser una muy buena opción.

Por otro lado, reinvertir en una casa, a menos que sea para apostar a la plusvalía del suelo, quizá no genere una rentabilidad atractiva versus una o dos unidades con destino de oficina o departamento de poca superficie.

Saber reubicar los recursos en propiedades estratégicas según las necesidades y objetivos se trata de un arte que requiere evaluación y manejo de información fidedigna y precisa en forma constante.

Asimismo, realizar buenas ofertas de compra en forma seria, buscar propiedades en los bancos, en remates o tocar la puerta en lugares sin letreros de venta puede ser un canal muy efectivo para conseguir buenas ubicaciones a buenos precios.

Muy importante: 

– Definir el perfil de inversión que requiero.
– Definir los objetivo principales (que genere renta) y secundarios (que tenga plusvalía).
– Aprovechar la calidad de liquidez realizando ofertas que se paguen en efectivo.
– Diversificar los riesgos en varias inversiones que generen rentabilidad neta anual y/o plusvalía.
– No olvidar el concepto de comprar una casa y vender parte de un terreno (paño inmobiliario).
– Fijarse siempre en cuánto paga de contribuciones la propiedad ya que es un ingrediente importante de la rentabilidad neta anual que genera el inmueble.

Definir, evaluar y ejecutar con calma, inteligencia y precisión en la información es esencial para mover las piezas en el tablero de ajedrez para hacer jaque mate patrimonial.

Noa Gestión Inmobiliaria es una empresa encargada de ayudarte en el arriendo de departamentos, venta de departamentos, y arriendo y venta de propiedades en Santiago, incluyendo también otras regiones del país.

Fuente: Portal Inmobiliario